Por lo general son procedimientos de bajo riesgo y muchas veces son la única asistencia médica en la búsqueda de ser padres. Son tratamientos que buscan aumentar las posibilidades de embarazo por ciclo.